¿Todo el mundo disfruta de sus vacaciones?

Aunque parezca raro, a más de uno no le gusta tener vacaciones. Tienen ansiedad y obsesión por la rutina, y eso es un problema.

Siempre hay días a lo largo del año que elegimos para pasarlos con nuestra familia, amigos, pareja o solos, pero saliendo del estrés diario. Pero existe un sector de la población que sufre cuando llega esta época del año puesto a que prefiere seguir trabajando.

De vacaciones y trabajando

De vacaciones y trabajando. Fuente: Diariodemocracia.com

Según algunos expertos en turismo y salud, comentan que se trata de un porcentaje poco frecuente pero existente porque la gente, aunque sean pocos días, desea y ansía tener días libres antes que trabajar.

Muchas personas cuando pasan bastante tiempo con sus seres queridos padecen de ansiedad ya que no les gusta estar con ellos, se agobian y comienzan a odiar a sus personas cercanas. Es un dato turístico que a más de uno dejará perplejo pero, es la realidad.

Son casos que ciertos psicólogos estudian en profundidad, porque se puede considerar hasta una anomalía en el cuerpo humano. Esta clase de profesiones optan por sentenciar que los días libres, para muchos, son una tortura debido a que como no tienen tareas qué hacer, su mente piensa constantemente en los problemas y responsabilidades que cada uno tiene, y eso crea impotencia en muchas ocasiones.

Hay cierta parte de la población que no es feliz, por lo que el trabajo es la vía de escape para olvidar los problemas que se tienen en casa. Una vez que tengan o dispongan de días libres, todo ese nerviosismo y desesperación se acentúa de forma exacerbada.

El perfil de ese individuo suele ser un círculo vicioso que consiste en madrugar, trabajar doce horas, llegar a casa a última hora para no relacionarse con los demás, sólo para asearse y para dormir. De repente, llegan las vacaciones y esa persona se vuelve irascible, triste y apenado.

Otra forma de pasar las vacaciones

Otra manera de pasar las vacaciones. Fuente: Post de los lunes

El ámbito de trabajo es su prioridad

El trabajo es el pistoletazo de salida, para muchos, de no afrontar las malas rachas con la pareja o la mala convivencia con los padres.

Se suele pensar que es una persona con carácter demasiado idílico, perfeccionista y sobre todo, muy exigente consigo mismo. Son modelos de gente que creen que salir de la rutina va a acarrear discutir y no quiere discutir, solo piensa en trabajar.

Destacar, por último, que esta patología psíquica la padecen normalmente los hombres, sin dejar de lado a las mujeres, que las ocurre alguna vez. Sin embargo, las mujeres son las personas que más depresiones tienen debido a las responsabilidades que tiene llevar una casa o cuidar de los hijos, dos responsabilidades que tendrían que ser comunes pero que, desgraciadamente, seguimos en un gran atraso.

En definitiva, son personas con una profunda preocupación de que siempre va a ocurrir algo si sale de casa a hacer algo que no sea referente a la vida laboral. Son personas muy aprensivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *