Los hoteles de lujo escapan de la crisis

02bmeliasanctipetri-generalfacadeentrance

Foto: www.melia.com

El número de reservas de los hoteles de lujo españoles ha experimentado un aumento de casi el 50% respecto a las cifras del año 2008, el que dio inicio a la crisis económica que lleva padeciendo toda Europa, y que parce que poco a poco va siendo superada, pasándose de las 450.000 reservas de enero de 2008 a 896.000 realizadas durante las mismas fechas en 2016.

Y es que los bienes de lujo es un mercado que rara vez se ve afectado por este tipo de acontecimientos, al estar destinados a un sector del mercado cuya disponibilidad económica no está influenciada por los devenires de los mercados, como demuestra el hecho de que el número de personas consideradas ricas haya aumentado en estos años convulsos.

Por contra, los hoteles de categorías inferiores en este periodo no han hecho otra cosa que disminuir sus reservas pese a los sucesivos descuentos y ofertas que, a pesar de lograr reducir la sangría de turistas y salvar la situación, a día de hoy buscan recuperar las cifras registradas antes de la crisis y dar por fin carpetazo a dicha situación.

Con 69 millones de turistas que visitaron España en 2015, y registrando unas cifras globales en pernoctaciones con la mayor subida en el mes de enero desde 1999, parece que el sector se ha recuperado y ahora el objetivo es lograr atraer a clientes con una mayor disponibilidad económica que gasten más y cuya estancia sea mas larga. Ésto responde a la mejora de la situación de algunos de los países que mayor flujo de turistas emiten hacia nuestro país, como son Francia, Italia, Alemania o Inglaterra, y a la inestabilidad social y política de algunos de los rivales en la atracción de turistas foráneos como Egipto o Túnez.

Respecto a los hoteles de cuatro estrellas, las cifras también han experimentado una mejora notables respecto a 2008, pasándose de 3,5 millones de reservas en ese año, a 5,1 registradas en 2015, una mejora del 30%. La situación contraria la viven los establecimientos más modestos, los de una, dos y tres estrellas ha experimentado un crecimiento negativo durante el último año y aún esperan que la situación económica de los núcleos familiares de clase media y media-baja recuperen los niveles de bienestar de antes de la crisis.

El turismo en España está sufriendo una serie de cambios que es necesario afrontar pasar lograr la recuperación del sector, y uno de los mayores retos a los que se enfrenta es el mejorar el atractivo turístico para clientes que estén dispuestos a gastar más dinero. Esto se logra cambiando la visión que se tiene de nuestro país como un lugar de cerveza barata y fiesta, e introduciendo elementos diferenciadores de calidad, para lo que son necesarias inversiones de grandes cantidades de dinero para actualizar las instalaciones a los nuevos deseos de los turistas.

Grandes cadenas hoteleras como NH o Meliá han optado por seguir esta tendencia de reposicionamiento a través de la inversión, especialmente en los hoteles de alta gama cuyo porcentaje de clientes extranjeros ronda el 80%, siendo éstos los que más dinero gastan durante la estancia, de ahí la necesidad de invertir para actualizar sus estándares de calidad y adaptarlos a las nuevas exigencias y a las innovaciones que vayan surgiendo.

Según los expertos, los hoteles de lujo son la inversión más sostenible a largo plazo dentro del sector, ya que es el sector que mejor aguanta los cambios y al que menos afecta la situación económica global, pero no se pueden dormir en lo laureles a pesar de las cifras positivas registradas, siendo ahora mas necesaria que nunca la reinversión de los beneficios para que dicha tendencia no cambie.