Duerme plácidamente a 15 metros sobre el cielo

A medida que vamos viajando nos volvemos más exigentes con nosotros mismos. En tu etapa adolescente y juvenil, coges tu mochila y te vas de InterRail con los amigos alojándote en el hostal o albergue más barato del lugar. Con los años, buscan hospedarte un algún sitio con encanto del que poder disfrutar cómodamente con tu pareja o familia. Pero lo que nunca dejamos fuera, en cualquier etapa de nuestra vida, es la originalidad. Por ello, hemos encontrado un hotel que se encuentra en la lista de los más exclusivos y divertidos a nivel mundial.

Nos trasladamos a Estados Unidos, concretamente al Parque Nacional Mount Rainier, para visitar el Cedar Creek Treehouse, a 120 kilómetros de Seattle. Un hotel tan exclusivo, que tan sólo dispone de una habitación, situada a 15 metros sobre el cielo, ubicada sobre la copa de un gigantesco cedro rojo que tiene 200 años de antigüedad.

Una cabaña en pleno corazón del bosque que, según el Financial Times, está considerado como uno de los cinco mejores “treehouses” u hospedajes construidos sobre árboles, del mundo.

La habitación cuenta con paneles solares para energía eléctrica, entre otros detalles eco-friendly. Además, el hotel dispone de dos camas dobles con claraboyas, agua, estufa, nevera y fregadero en la cocina, retrete y lavabo en el baño. Si quieres contar de más compañía, puedes invitar a unos amigos, ya que la casa tiene espacio suficiente para que cinco personas estén cómodamente instaladas.

Las actividades de la zona incluyen un recorrido a través del Parque Forestal Gifford Pinchot y el propio Parque Nacional Mount Rainier. El alquiler de la cabaña cuesta 250 dólares por noche para dos personas y un recargo de 25 dólares más por noche adicional. Totalmente escondido entre la madre tierra, se puede acceder al hotel a través de un puente colgante. Eso sí, si alguno tiene vértigo no estará dentro de tus hoteles preferidos… por muy original que sea.

Una nueva recreación del Titanic está lista para 2016

Seguro que alguna vez has pensado que siempre te hubiera gustado formar parte del crucero del Titanic, de haber vivido en aquella época y de haber realizado el trayecto hasta su destino final. Dentro de tres años, te dejarán formar parte de este sueño.

El multimillonario australiano, Clive Palmer, hará una réplica del barco más famoso del mundo tras la tragedia ocurrida en la madrugada del 14 al 15 de abril de 1912, bajo el nombre Titanic II.

Al igual que el original, el Titanic II quiere ser la viva imagen de su antecesor, con unas instalaciones similares. Como factor clave, los pasajeros podrán vestirse con trajes de la época e incluso degustar el mismo menú que los tripulantes del barco de 1912. Además, contará con un teatro y un hospital, entre sus 800 cabinas y 9 puentes.

La única diferencia la marcará el transporte de mercancías del que prescindirá el nuevo Titanic, centrándose primordialmente en el disfrute de las personas ya que será únicamente un crucero que, al igual que el anterior, tendrá un recorrido desde Southampton (Inglaterra) a Nueva York. También, a diferencia del original, el barco contará con más botes salvavidas (incluyendo 18 botes motorizados cubiertos), un motor de alta tecnología y aire acondicionado (que en aquella época difícilmente lo pudieron instalar).

Un barco que hemos podido ver decenas de veces en la película estadounidense de James Cameron, cuyos protagonistas, Leonardo Dicaprio y Kate Winslet, nos muestran las instalaciones del barco de una manera peculiar. Un filme que se convirtió en la película más taquillera de la historia a nivel mundial, título que retuvo durante más de una década hasta ser desplazada por Avatar (dirigida también por Cameron), que recaudó más de 2.700 millones de dólares, tras lo cual ‘Titanic’ pasó a ocupar el segundo lugar del listado.

Su recreación ha despertado mucho interés a nivel mundial, y ya se pueden contar 40.000 personas que quieran adquirir uno de los billetes para el primer viaje que podrá ser a finales de 2016. Su construcción empezará dentro de poco en China, lugar donde desarrollará hasta el más mínimo detalle del barco más famoso del mundo.

Un barco que volverá a surcar por los mares, llegando esta vez al final de su trayecto si ningún iceberg lo impide.