Armani y sus hoteles de lujo

Cada vez son más las firmas de moda que se introducen en el sector hotelero. Ejemplo de ello, es el diseñador Giorgio Armani

Son varios los destinos que el diseñador italiano se ha marcado para plantar cual árbol en un bosque, unos impresionantes hoteles de lujo con su firma. Hace tres años desde que se inauguró el primer hotel con el que se atrevió, el Armani Hotel Dubái. Con nueve plantas, el hotel se ubica en el rascacielos de Burj Khalifa (832 metros de altura) y dispone de 160 habitaciones y suites, puntos exclusivos de venta de su firma, Spa y ocho restaurantes (ofertan cocina japonesa, italiana, india y mediterránea).

Un hotel que no pierde detalle y que pone a tu disposición cualquier punto de placer como puede ser una floristería, una boutique de alta costura o una pastelería con los mayores productos delicatesen que puedas imaginar.

Tras su buen resultado, Armani se buscó una nueva ubicación y cómo no iba a ser una de las ciudades de la moda, Milán. Una nueva conquista que ofrece, al igual que el de Dubái, un moderno y elegante estilo presenciado en cualquier parte de sus instalaciones. El hotel contará con 95 habitaciones y un Spa, cuya amplitud es de infarto, 1.200 metros cuadrados donde disfrutar del más completo relax.

Pero aún no era suficiente para él, y hace un año, soltó el bombazo sobre otro hotel cuya construcción será esta vez en Rusia. Armani diseñará el interior del hotel que llevará su nombre y que será el más caro del país. Su ubicación exacta es el enclave vacacional Kavkazskie Mineralnie Vodi. Aún está en construcción, pero podemos adelantaros muchos detalles. De los 300 millones de dólares que se prevé que cueste construir el hotel, 1,5 millones  se destinarán exclusivamente a la decoración. Contará con cien habitaciones de lujo y pasar una noche en él costará 2.000 dólares (1.460 euros). Habrá que esperar un poco más para poder adentrarnos en el lujo que Armani pone en cada uno de sus hoteles.

Sería de esperar que sean más firmas las que se sumen a ésta y se adentren en el sector hotelero, compaginando su verdadera afición con el placer de ofrecer lujo y comodidad a unos precios nada asequibles para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *